Saltar al contenido.

Archivos para

31
Mar

Sistema venezuelano di gioco di armi

Bastone – Corpo Pulito – Coltello – Machete

Nella foto: I fratelli Maestri Yepez

Il sistema venezuelano di gioco di armi è un compendio di fondamenti, strategie e tattiche che costruiscono la corporalità difensiva, attraverso tecniche supportate nello sguardo, nel passo e nel cambio di mano, dalla comprensione e il riconoscimento delle abilità fisiche ed emotive in diversi distanze di lotta.

Il gioco ha le sue radici in un contesto culturale e sociale di battaglie, guerriglieri, carceri e codici culturali che definiscono i comportamenti espressivi sulla violenza e le sue domande; ¿Che cos’è l’aggressività? ¿Quali sono le paure o le emozioni che sorgono per difendere la vita? ¿Che cos’è la difesa?

Il sistema si concentra in diversi distanze della lotta alla ricerca di Cuerpo Defenso (in contrasto al “CORPO INDIFESO”) Attraverso i diversi giochi di armi.

Giochi del sistema:

1. Gioco di bastone

2. Gioco pulito o disarmo

3. Gioco di coltello

4. Gioco di bastone e coltello

5. Gioco di Machete

Il sistema è appreso in modo progressivo, il primo gioco da imparare è il gioco del bastone. In spagnolo si chiama: Juego de Palo Pasao.

Il Gioco di Bastone e un tipo di scherma popolare-contadina che viene utilizzata per l’autodifesa. Originario del Venezuela, ha più di 200 anni; Viene eseguito con bastoni / bastoncini di legno che oscillano tra 70 e 90 cm di lunghezza e con uno spessore da 1 a 2 cm. la sua dinamica ruota intorno agli attacchi e alle difese che vengono eseguite con il corpo dotato di un bastone.

In quanto ha un’origine popolare si trova all’interno della storia, della cultura, dei valori e delle conoscenze popolari che fanno parte dell’identità venezuelana.

La prima cosa da studiare è il Cuadro, di questo schema sono noti i primi esercizi di spostamento.

Breve descrizione:

Lo Schema: EL CUADRO

Il maestro Eduardo Sanoja lo definisce: “Figura geometrica tracciata sul terreno o segnata con il gesso sul pavimento, in modo che l’apprendista eserciti i movimenti. La conservazione dello schema è un pilastro fondamentale nel gioco del bastone “.

Questo schema lo chiamiamo: CUADRO

Il giocatore Daniel Perales afferma: “Il CUADRO stabilisce le diverse distanze che convergono se stesso. È una figura geometrica alla maniera di una croce, un quadrato, un cerchio e altri, che è disegnata sul pavimento con l’intenzione di mostrare il passo o i passi.

Nella foto: Classe dove si insegna alle generazioni future El Cuadro.

2
Mar

Mirada propia del Juego de Palo

Tradición y nuevos paradigmas.

“Es feo ser digno de castigo, pero poco glorioso castigar”. Michel Foucault

Mirada, cuadro y pisada son los cimientos que permiten explorar y construir corporalidades defensas, es en esta tríada donde lo antiguo de la tradición del juego de palo venezolano se conjuga con lo nuevo, con las experiencias y vivencias de cada jugador del patio de la Fundación Cultural Jebe Negro.

La producción de conocimiento entorno a la defensa es encarnada en los cuerpos de los jugadores, el debate sobre el problema de la supervivencia y sobre la protección de la integridad física es permanente ¿Qué hacer en una situación de vida o muerte? Preguntas como la anterior han sido el catalizador de un proceso de juego creativo, orientado por mis propias inquietudes enmarcadas en el performance art y la investigación de diversos sistemas marciales y populares sobre el uso de las armas y la lucha cuerpo a cuerpo.

La defensa, el aprender la forma de proteger la integridad física, me fue llevando o desembocando en un conjunto de inquietudes y sucesivas preguntas que hoy en día asocian la defensa a estudios y teorías antropológicas, sociológicas y filosóficas.

Lo interesante es el encuentro que se suscita en el cuerpo, en la diversidad cultural que arroja distintas tácticas ante un mismo problema cuando la punta amenaza la carne.

Considero que en los últimos 4 años mi busqueda obtuvo encuentros, desaciertos, pero ante todo fue y ha sido un proceso que se ha transformado en una forma de vida o de andar mi vida, es testimonial y el objeto de estudio soy yo mismo enmarcado en la incertidumbre de la defensa o mas bien en la incertidumbre de mi vulnerabilidad, que es profunda y realmente se fortalece al comprender los miedos, las propias dudas sobre uno mismo.

Comprender el temor que la propia vida arroja hacia uno es el soporte del saber moverse y transitar en la cotidianidad de manera más digna con uno mismo y los demás seres vivos que nos rodean.

¿Por qué entrenar para pelear? ¿Contra quien peleo? Oriento mi perspectiva hacia resignificar que es ser responsable y también asumir que el aprender a pelear respondía a miedos ocultos, inexplorados, que de una u otra forma no se asumían en la cotidianidad.

Al responder esas interrogantes una dimensión orgánica y universal se expandió frente a mi mirada, la asociación del trabajo físico se vinculó a estudios académicos y disciplinas teóricas y practicas. La conjugación del estudio intercultural fue una de ellas. Premisas como: “El Juego es uno sólo por que los palos van pal cuerpo y el cuerpo es uno sólo”, pensamiento del maestro Mercedes Pérez, me coloca en la comprensión de que los sistemas de lucha son el resultado de los diversos procesos históricos y culturales donde se originaron; las mismas características corporales y biológicas del cuerpo humano son conducidas a través de la diversidad sociocultural para proyectar múltiples soluciones al momento que una punta va dirigida al cuerpo para lastimar.

Es la diversidad de criterios y la asociación del análisis critico del contexto sociocultural lo que permite hacerle frente a la necesidad de la defensa, solo así se gestan reflexiones que determinan el como concebir las situaciones de confrontación física y el uso de las armas.

Mi sentir se orienta hacia la urgencia de concebir espacios donde la violencia y la defensa se puedan albergar en función de producir herramientas psicofísicas que promuevan la comprensión de las contradicciones cotidianas donde nos desenvolvemos.

Es aquí donde tradiciones como el juego de palo venezolano o la capoeira brasileña trascienden a estudios performativos, crean nuevas metodologías y prácticas de entrenamiento, donde las inteligencias múltiples se reconocen, se alimentan; es en la introspección y registro de nuestro propio hacer de cara al otro donde la apropiación de las situaciones externas se logra, es en ese apropiarse de uno o conquistarse a si mismo que la mano sostiene al garrote, para ser arma o apoyo para el transitar en la vida.